Publicado el

Un paseo por las estrellas #AtxaAndreCamarena

Eneko, Chiang y Camarena
André Chiang, Eneko Atxa y Ricard Camarena.

 

Azurmendi está en una ladera. No se encuentra a mucha altura, pero la vista del paisaje es espectacular. Normalmente para ver las estrellas hay que mirar al cielo, pero el lunes 5 de octubre de 2015 por la noche no hubo que hacerlo. Había que dirigir la mirada al interior de la cocina, donde el anfitrión Eneko Atxa, junto al taiwanés André Chiang y al valenciano Ricard Camarena ofrecieron una cena única a seis manos.

 

‘Un paseo por las estrellas’. Literalmente así fue. Eneko Atxa nos invitó a un recorrido por su cocina más personal, André Chiang ofreció su propuesta de cocina más líquida con unos sorprendentes jugos fermentados, mientras que Camarena mostró el alma a algunos de sus platos más emblemáticos y que van a formar parte del próximo libro que verá la luz en noviembre, ‘Caldos’, editado por Montagud, que también colaboró en la organización de la cena.

 

Invernadero. A Eneko Atxa le gusta enseñar su casa y la cena comenzó en el invernadero con varios snacks: algodón de espárragos, tomate y hoja de setas. Tras pasar por su pequeño laboratorio hortofrutícola, llegó la hora del pic-nic con un milhojas de anchoa sazonadas en casa; maíz y hueva, y CaipiriTxa. Todos estos primeros platos llevaron la firma del anfitrión.

 

Tras recorrer parte de la casa, llegó la hora de entrar a la cocina. A lo largo de toda la mesa del pase dispusieron, uno tras otro, tres platos: huevo frito y setas (Atxa), caldo de cebolla y begihandi (Atxa) y ostra valenciana, aguacate, sésamo y horchata de galanga (Camarena).

 

Comedor. Ya en la sala, esperaban nueve platos más acompañados por tres jugos de André Chiang. La cena continúo con berenjena asada a la llama, rillette de atún y ventresca (Camarena), seguido de un centollo al natural, emulsión e infusión (Atxa).

 

En el siguiente plato André Chiang presentó con chipirón, piquillo y carbón con un jugo de arroz, alforfón y cebada. Maridaje inusual. Atxa continuó con trigo guisado con emulsión de leche de caserío y rabo.

 

PLATOS EMBLEMÁTICOS

 

Camarena presentó una de sus emblemáticas menestras: la templada de judías Bobby de Alginet, cocochas de merluza y tomate, seguido de un jugo de pino, carbón y manzana fermentada (Chiang). El último plato salado llevó la doble firma de Atxa con un pichón, duxelle y coliflor, y para finalizar un jugo de maíz, malta y vainilla (Chiang).

 

Los postres comenzaron con una naranja, fresa y jengibre (Atxa), seguidos de un mango madurado en árbol, curry frío, semillas y hierbas (Camarena) y por último una leche de oveja y olivas negras (Atxa). El paseo por las estrellas acabó con una ovación cerrada de los 30 comensales cuando los tres cocineros salieron a la sala. Una cena que se recordará durante mucho tiempo.

Publicado el

Eneko Atxa, André Chiang y Ricard Camarena, la CENA en Azurmendi

AtxaChiangCamarena

 

30 dedos, 6 manos, tres mentes. Creatividad, técnica y emoción. El próximo lunes 5 de octubre por la noche el restaurante Azurmendi será escenario de una exclusiva y efímera obra, en la que Eneko Atxa, André Chiang y Ricard Camarena ofrecerán una cena especial.

 

Tradición, artesanía, vanguardia, juventud, Asia, Europa, el Mediterráneo se darán la mano en una propuesta gastronómica singular organizada por Azurmendi y que cuenta con la colaboración de Apicius. Los fundamentos de Eneko Atxa, el anfitrión, se anclan en el recetario culinario tradicional vasco. Unos cimientos sólidos que le han servido para madurar a lo largo de los años y buscar la excelencia de su cocina.

 

Ricard Camarena, siempre se apoyó en la recetas tradicionales valencianas hasta dar con su cocina, una propuesta muy personal marcada por el sabor, por el producto y por la búsqueda de la esencia. Su constante investigación sobre ella le ha llevado a la publicación del libro ‘Caldos’, que verá la luz en noviembre.

 

El otro invitado, André Chiang nació en Taiwán, pero tras pasar por Japón, recaló en los brazos de la cocina francesa. Allí cocinó junto a muchos de los maestros de la ‘Nouvelle Cuisine’ y forjó una personalidad que le llevó en 2010 a inaugurar uno de los restaurantes-referencia en Asia, ANDRÉ, en Singapur.

 

OCTAFILOSOFÍA

 

Chiang ha desarrollado el principio culinario de la Octafilosofía: único, textura, recuerdo, puro, terroir, sal, sur y artesano. Este principio está basado en cómo influye el registro de recuerdos y las experiencias personales en el momento de probar los platos.

 

El 5 de octubre pasará a la historia por una cena a seis manos, gracias a tres cocineros que representan parte de la vanguardia gastronómica actual. Bienvenidos a Azurmendi. Bienvenidos a LA CENA.