Publicado el Deja un comentario

Un paseo por las estrellas #AtxaAndreCamarena

Eneko, Chiang y Camarena
André Chiang, Eneko Atxa y Ricard Camarena.

 

Azurmendi está en una ladera. No se encuentra a mucha altura, pero la vista del paisaje es espectacular. Normalmente para ver las estrellas hay que mirar al cielo, pero el lunes 5 de octubre de 2015 por la noche no hubo que hacerlo. Había que dirigir la mirada al interior de la cocina, donde el anfitrión Eneko Atxa, junto al taiwanés André Chiang y al valenciano Ricard Camarena ofrecieron una cena única a seis manos.

 

‘Un paseo por las estrellas’. Literalmente así fue. Eneko Atxa nos invitó a un recorrido por su cocina más personal, André Chiang ofreció su propuesta de cocina más líquida con unos sorprendentes jugos fermentados, mientras que Camarena mostró el alma a algunos de sus platos más emblemáticos y que van a formar parte del próximo libro que verá la luz en noviembre, ‘Caldos’, editado por Montagud, que también colaboró en la organización de la cena.

 

Invernadero. A Eneko Atxa le gusta enseñar su casa y la cena comenzó en el invernadero con varios snacks: algodón de espárragos, tomate y hoja de setas. Tras pasar por su pequeño laboratorio hortofrutícola, llegó la hora del pic-nic con un milhojas de anchoa sazonadas en casa; maíz y hueva, y CaipiriTxa. Todos estos primeros platos llevaron la firma del anfitrión.

 

Tras recorrer parte de la casa, llegó la hora de entrar a la cocina. A lo largo de toda la mesa del pase dispusieron, uno tras otro, tres platos: huevo frito y setas (Atxa), caldo de cebolla y begihandi (Atxa) y ostra valenciana, aguacate, sésamo y horchata de galanga (Camarena).

 

Comedor. Ya en la sala, esperaban nueve platos más acompañados por tres jugos de André Chiang. La cena continúo con berenjena asada a la llama, rillette de atún y ventresca (Camarena), seguido de un centollo al natural, emulsión e infusión (Atxa).

 

En el siguiente plato André Chiang presentó con chipirón, piquillo y carbón con un jugo de arroz, alforfón y cebada. Maridaje inusual. Atxa continuó con trigo guisado con emulsión de leche de caserío y rabo.

 

PLATOS EMBLEMÁTICOS

 

Camarena presentó una de sus emblemáticas menestras: la templada de judías Bobby de Alginet, cocochas de merluza y tomate, seguido de un jugo de pino, carbón y manzana fermentada (Chiang). El último plato salado llevó la doble firma de Atxa con un pichón, duxelle y coliflor, y para finalizar un jugo de maíz, malta y vainilla (Chiang).

 

Los postres comenzaron con una naranja, fresa y jengibre (Atxa), seguidos de un mango madurado en árbol, curry frío, semillas y hierbas (Camarena) y por último una leche de oveja y olivas negras (Atxa). El paseo por las estrellas acabó con una ovación cerrada de los 30 comensales cuando los tres cocineros salieron a la sala. Una cena que se recordará durante mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.