Publicado el Deja un comentario

«Creo que soy mucho más exigente que la Michelin»

A Ricard Camarena no le pesa la estrella Michelin que tiene en su restaurante gastronómico, el Ricard Camarena Restaurante. La gran responsabilidad y lo que le pesa de verdad es «el cliente y las 60 nóminas» que tiene que pagar a su empleados «no por tener que pagarlas, que estoy encantado y me gustaría pagar mucho más, sino porque ellos dependen de mí y yo de ellos».

Camarena considera que tiene que ser un «muy buen gestor para que todos puedan mantener su puesto de trabajo. Yo creo que soy mucho más exigente que la Michelin. Ellos a lo mejor perdonan cosas, yo no me las perdono», asegura.

Este es una extracto de la entrevista que realizaron a Ricard Camarena en la revista HSM Valencia. Además de hablar de la responsabilidad de la estrella Michelin, de sus cliente y de su equipo de trabajo, durante la entrevista se hace un repaso del ‘Universo Camarena’ después de la apertura de Ricard Camarena Colón, espacio para eventos, y Ricard Camarena Lab, centro de I+D  de su cocina y aula de formación, ambos locales situados en el Mercado de Colón de Valencia.

El cocinero también repasa sus inicios desde el bar de la piscina de la localidad de Barx (Valencia) y sus primeros negocios como Fudd o Arrop en la ciudad de Valencia. Precisamente explica que el proyecto Fudd le sirvió para aprender a «todo lo que nunca tenía que hacer». «Ha sido el gran proyecto de mi vida y del que más he aprendido».

Camarena afirma durante la entrevista en HSM Valencia  que «el éxito es muy malo, es muy egoísta, es un dictador grandísimo». «Si te dejas arrastrar por él casi nunca puedes mandar sobre tus decisiones». El chef señala que «los fracasos impulsan nuestra capacidad de mejora».

Aquí os dejamos la entrevista completa en la revista HSM Valencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.