Publicado el Deja un comentario

El Ricard Camarena más íntimo

El cocinero Ricard Camarena muestra su lado más íntimo en esta entrevista realizada en el programa ‘A vivir que son dos días Comunitat Valenciana’ de Radio Valencia Cadena SER. Camarena desvela su lado más humano y entre otras cosas recuerda quién le empujó a ser cocinero, además habla de sus miedos, de la admiración y el respeto, del cariño y del amor.

Ricard Camarena dejó de tocar la trompeta para dedicarse profesionalmente a la cocina. Sin embarog, «la música sigue formando parte importante de mi vida. Es de las muchas cosas que me emociona cuando escucho algo que me gusta. La música la retomaré cuando tenga el tiempo necesario. Hace falta tiempo para poder disfrutarlo.»

¿Estás en el lugar que soñabas?

Tengo la sensación de estar en el momento y en el lugar que soñaba desde hace muchísimos años porque nunca he soñado en nada en concreto, solo en el camino que estoy recorriendo. Mi meta es el propio camino, ya no necesito nada más que seguir haciendo lo que hago. Hago lo que quiero, donde quiero, como quiero y con la gente que quiero.

El pasado de Ricard Camarena.

Yo he hecho de todo prácticamente en esta vida, trabajos muy duros, muy físicos, otros que han sido menos, hasta que descubrí mi vocación. Hubo un año de mi vida donde tenía tres frentes abiertos y los tres tenían posibilidades, uno era la música y al final me decidí por la cocina.

¿Cómo se tomó la decisión?

La decisión se tomó muy empujado por mi mujer, Mari Carmen, que es mi pareja, mi amiga desde hace muchos años y ella fue un poco la que me dio un prisma que no tenía. Me dijo: “Con lo bien que cocinas por qué no pruebas estudiar cocina

¿A qué tiene miedo Ricard Camarena?

A las enfermedades, al sufrimiento de la gente que tienes alrededor, el no estar a la altura de las circunstancias, sobre todo respecto a terceras personas. Me da miedo lo que pueda hacer daño a los demás.

¿Te sientes admirado?

No tengo sensación de sentirme admirado por nadie, me siento respetado por muchas personas y para mí eso es importante y también mucha gente me tiene cariño. La admiración es una visión muy idealista de las cosas y poco objetiva, el respeto y el cariño tienen una parte subjetiva, pero hay un mix que funciona muy bien.

¿Te gustaría que tus hijos siguieran tus pasos?

Yo preferiría que no, porque sino no me voy a poder jubilar nunca (se ríe), pero será lo que será. Quiero que se desarrollen como personas y la opción profesional tiene que ser secundaria, porque como si como personas se siente plenos y felices lo demás es una continuación.

¿Con qué grado de dificultad se llega al corazón de Ricard Camarena?

A mi corazón se llega rapidísimo, soy una persona que de entrada acepto a todo el mundo, es muy fácil llegar a mí, y en una primera instancia es fácil ganarse mi confianza, pero luego es difícil mantenerla porque el nivel de exigencia que tengo de las personas es muy alto, el mismo que tengo sobre mí. Si eres buena persona conmigo lo tienes muy fácil. Me enamoro y me encariño rápido de la gente.

En tus tristezas ¿en quién te apoyas?

Me apoyo en mi mujer, ella es la que sufre y disfruta de mí, porque las cosas compartidas siempre se llevan mejor. A veces cuesta abrirse e identificar de donde viene la tristeza, eso es lo que más cuesta. Soy muy sensible, pero poco llorón. Me emociono rápidamente, pero me cuesta llorar.

Os recomendamos ver el vídeo en su totalidad por el perfil que hace Quique Lencina al principio y, sobre todo, por el regalo final que le hacen a Ricard Camarena para cerrar la entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.